Currículum

Quién soy

En la vida real mi apellido no es Mujica, aunque Mujica también sea mío. Escrito así, con jota y sin tilde, era el apellido de mi abuela materna. De entre todos los seudónimos que podía haber elegido en el momento que me hizo falta - el día que se colocó aquella primera piedra de este edificio en forma de mención en un certamen de relatos -, Ana Mujica se abrió paso enseguida y quedó como definitivo.

Tampoco me dedico a la literatura, en la vida real. Me gano la vida como ingeniera de telecomunicaciones, la carrera que estudié hace ya algunos años en la Universidad Politécnica de Madrid. Además, tengo algunas aficiones, especialmente la música, y es habitual encontrarme tras los platos de un pub de Las Palmas, encargándome de la selección musical de un viernes o un sábado por la noche.

Escribo un blog nómada desde el año 2005, cuando volví a vivir en Las Palmas. Lo que inicialmente se planteó como una forma de mantener el contacto con los amigos que dejaba en Madrid, se fue convirtiendo poco a poco en el lugar donde practico otro tipo de escritura y doy forma a la mayoría de mis pensamientos. Ese blog se llama Los latidos de siempre y, aunque su andadura comenzó en Blogger, actualmente está alojado en Tumblr.

Escribir no entra ya en la categoría de afición, pero aún dudo de si debería encuadrarla bajo necesidad o bajo vocación. Lo que sí sé es que algún día, aunque sea lejano, me encantaría encontrarla con el título de profesión.

De dónde vengo

En un principio, lo que escribía no llegaba a la categoría de relatos. Ni siquiera a la de microcuentos. Sólo eran desvaríos esporádicos en algún que otro trozo de papel. Hasta que el miércoles santo del año 2001, mientras trataba de documentar en internet un trabajo para una asignatura de libre elección, me encontré por casualidad con un grupo de locos maravillosos que en aquel momento formaban la lista de correo del Taller de Escritura de Madrid. Gracias a ellos, a sus ánimos, sus consejos y sus enseñanzas, empecé a encauzar por primera vez mis ganas de escribir hacia objetivos concretos. Con los años, la lista creció, cambió, se mudó a la nueva Escuela de Escritores, siguió creciendo y un buen día, desapareció. Pero no del todo, por supuesto, porque nunca nada muere del todo en internet.

Durante el curso 2006 - 2007 decidí intentar darle una forma un poco más ortodoxa a mis relatos, o al menos a la forma en que mis ideas aterrizaban en el papel, y me matriculé en el taller de relato avanzado de la Escuela de Escritores. Fue una experiencia dura y gratificante a partes iguales, pero desde luego enriquecedora.

Mi relato De otro planeta recibió un accésit en los Premios del Tren 2004, de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, y se incluyó en la antología publicada en dicha edición. Otro de mis relatos, Llegaron con las obras, fue publicado en octubre de 2005 en el número 16 de la revista Prima Littera. Por último, en la antología de la Escuela de Escritores del año 2007, titulada Arena en los zapatos, se incluyó mi relato Dominó.

Formé parte del jurado del concurso Antonio Villalba de Cartas de Amor, organizado por la Escuela de Escritores, desde la edición VI hasta la X, celebradas durante los meses de febrero del año 2006 al 2011.

Hacia dónde voy

La literatura es un camino difícil que se emprende sin saber ni cómo continúa ni dónde termina. Me gusta pensar que he recorrido parte de ese camino, al menos la primera, y que los frutos, aún escasos, se pueden ver ahora en esta página web. Algún día, algún año, me gustaría llegar a escribir una novela, el género literario con el que más he disfrutado siempre como lectora. Mientras llega ese día sólo aspiro a disfrutar de los pocos momentos que puedo dedicarme a escribir.