Créditos

Un día que no era mi cumpleaños un amigo me hizo un regalo inesperado. Joaquín, mi genio de la lámpara particular, cogió una página web obsoleta y abandonada y la convirtió en un reflejo de la realidad.

anamujica.com es un vestigio del pasado y un recordatorio de lo que pudo ser y no fue. Como azote de mi conciencia, no tiene precio.

Me gustaría poder decir que también es la simiente de lo que un día será, que muy pronto se llenará de relatos y noticias y que las actualizaciones serán frecuentes y de envergadura. Pero ya va siendo hora de que deje de lanzarle promesas al viento.

Esta página es un borrador, un boceto. El día que se llene de contenido sus líneas se volverán fijas.

Y entonces tendrá sentido.